Llámanos y pide tu cita

Llámanos y pide tu cita

¿Qué es el peeling químico?

El cuidado de la piel es esencial para mantener nuestra salud cutánea exterior. Una de las técnicas que podemos emplear en nuestra piel es el llamado peeling químico, que es la aplicación de una serie de sustancias químicas sobre la piel con el objetivo de que se produzca la descamación de algunas capas cutáneas, para conseguir una renovación de las capas de esa parte de la piel.

Gracias a este tipo de tratamiento químico se puede solucionar el problema de las arrugas en la cara, así como la aparición de manchas o la hiperpigmentación facial. Con el peeling químico también podrán eliminarse las manchas oscuras seniles, el acné o las diferentes manchas y problemas en la piel, que pueden ser producidos por una exposición prolongada al sol o por la propia edad de los pacientes.

Tipos de Peelings químico

Actualmente los expertos en cirugía estética pueden realizar diferentes tipos de peeling según la profundidad en la que deben actuar y la concentración de los mismos, si bien para saber el tipo de tratamiento que se debe utilizar en cada persona es necesario realizar estudios personalizados para proceder acorde a las necesidades de esa persona.

El primero de esos tipos de peeling que se pueden realizar es el llamado peeling superficial, mediante el cual se realiza un tratamiento combinado de un proceso de preparación previa a base de cremas en casa, una sesión de peeling en consulta y el resto de cuidados en casa, ya que se utilizan bajas dosis de componentes químicos. Al tratarse del tratamiento menos invasivo y básico, está indicado para personas que presenten poca concentración de arrugas o manchas en la piel. Se realiza en 5 o 6 sesiones y no requiere ningún tipo de anestesia ni la interrupción de las actividades cotidianas del paciente

En caso de presentar arrugas, manchas o algún tipo de problema en la piel algo más severo, lo ideal es aplicar el peeling medio, con unas condiciones iguales a las del peeling superficial ya que es necesaria una preparación previa con cremas en el hogar, para después proceder al tratamiento en consulta. No requiere anestesia y es ideal para reducir las arrugas finas, las manchas, la flacidez o las secuelas dejadas por el acné.

Por último, podemos aplicar el peeling profundo, con el que podrán desaparecer las lesiones producidas por el sol o las marcas seniles, lo que dará lugar a un aspecto bastante rejuvenecido. El problema es que este tipo de tratamiento no podrá realizarse en pieles oscuras. Además, requerirá protección solar total durante al menos un año. En este caso será necesario el uso de anestesia local y procedimiento en 3 o 4 sesiones, además de los tratamientos y cuidados previos y posteriores en casa.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp