Hilos tensores

Los hilos tensores, son unos hilos, generalmente fabricados con materiales biocompatibles, como la polidioxanona (PDO) o el ácido poliláctico, y que se reabsorben con el paso del tiempo. También se les conoce con el nombre de hilos de suspensión o hilos de sustentación.

Los hilos tensores representan un procedimiento de rejuvenecimiento facial o corporal que proporciona tensado y estiramiento de la piel.

¿Cuándo utilizamos hilos tensores?

La inserción de hilos tensores es un tratamiento estético, no quirúrgico, utilizado para el rejuvenecimiento facial. Se utilizan, principalmente, para tensar y elevar la piel, lo que ayuda a reducir la flacidez y mejorar la apariencia general del rostro (cuello, cejas, mejillas, mandíbula…)

Utilizamos hilos tensores para:

  1. Elevación de zonas caídas o flácidas, reafirmando la piel, mejorando la apariencia
  2. Estimulación de la producción de colágeno, lo que mejora la calidad y firmeza de la piel

Los hilos tensores nos proporcionan unos resultados naturales y duraderos, que pueden durar entre 1 y 3 años. Su colocación es un procedimiento rápido y sin cirugía, con mínimos efectos secundarios y sin tiempo de recuperación.

Los hilos se insertan debajo de la piel mediante unas agujas o unas cánulas muy finas, mediante un pequeño pinchazo (punto de inserción o de entrada) en puntos específicos, de la cara. En este punto de entrada, y para conseguir una mayor comodidad para el paciente, se suele aplicar una pequeña cantidad de anestésico local.

Cuidados post tratamiento

Una vez finalizado el procedimiento ya podemos observar los resultados, pero habrá una serie de cambios y mejoras, con el paso de unos días, a medida que el colágeno se regenera. Cuando los hilos se disuelven en el cuerpo o la cara, durante varias semanas o meses, estimulan la producción de colágeno en la zona tratada, lo que contribuye a un efecto de rejuvenecimiento a largo plazo.

El efecto de tensado de los hilos puede durar entre 1 y 3 años, dependiendo del tipo de hilo utilizado y la respuesta individual del paciente. Los hilos no son una solución permanente y no pueden reemplazar los resultados obtenidos con un procedimiento quirúrgico, como un lifting.

Puede haber un poco de inflamación, enrojecimiento o molestias leves en la zona tratada, pero suelen desaparecer en pocos días. Se recomienda evitar actividades físicas intensas y exponerse al sol durante al menos un mes después del procedimiento.

Tipos de hilos tensores

Existen varios tipos de hilos tensores que se utilizan en procedimientos de rejuvenecimiento facial y corporal. Los hilos tensores se diferencian principalmente por su composición, forma y durabilidad.

  • Hilos PDO (Polidioxanona): Son los más utilizados. La polidioxanona es un material biocompatible y reabsorbible y se ha utilizado en cirugía durante muchos años. Estos hilos se disuelven en el cuerpo con el tiempo y estimulan la producción de colágeno. Se pueden usar para tratar la flacidez facial y corporal.
  • Hilos PCL (Policaprolactona): Estos hilos también son reabsorbibles, pero su durabilidad es mayor que la de los hilos PDO. La policaprolactona estimula la producción de colágeno y se disuelve lentamente, brindando un efecto de rejuvenecimiento a largo plazo.
  • Hilos de ácido poliláctico: Estos hilos también estimulan la producción de colágeno y son reabsorbibles. El ácido poliláctico es un material biocompatible que se utiliza en algunos procedimientos de relleno dérmico.
  • Hilos de PDO espiculados: Son hilos PDO que tienen pequeñas espinas, espículas… a lo largo de su longitud, lo que les permite anclarse mejor en los tejidos y proporcionar un efecto de levantamiento más significativo. Las espículas pueden estar en una sola dirección (unidireccional) o ser bidireccionales (tienen espículas en ambas direcciones).
  • Hilos monofilamento: Los hilos monofilamento son lisos y suaves, sirven de armazón, de base.

La conveniencia en la utilización de un hilo u otro es un tema a ser tratado con su médico, quien le aconsejará acerca del tratamiento más adecuado para su caso.

Si estás pensando realizarte una intervención en la Clínica del Dr. Arán, te ofrecemos diferentes posibilidades de financiación, alguna sin intereses, para que el precio no sea una preocupación. Así podrás optar a un tratamiento o una cirugía con la máxima calidad y seguridad sanitaria.

¿No puedes venir a nuestras instalaciones? No te preocupes, solicita una videoconsulta online y te atenderemos donde quieras. Solo necesitas un ordenador o un dispositivo móvil con una cámara.
¿Prefieres que te llamemos? Déjanos tus datos y te llamamos cuando quieras para ofrecerte más información sobre la Clínica del Dr. Aran, nuestros tratamientos y nuestras increíbles promociones.
Encuentra toda la información necesaria sobre tu primera consulta en la Clínica del Dr. Arán. Nuestro equipo de profesionales quiere conocerte y ayudarte para que te sientas mejor con tu cuerpo.