Llámanos y pide tu cita

Llámanos y pide tu cita

Diferentes tipos de prótesis mamarias

Existen varios tipos de prótesis mamarias, cada una con características específicas para adaptarse a las necesidades y preferencias de las pacientes.

Se han utilizado varios tipos de materiales para las prótesis mamarias, pero el más usado es la silicona (que se viene implantando desde hace unos 60 años). Una prótesis mamaria de silicona consta de 2 partes: la cubierta en estado sólido y, el contenido, de silicona semisólida o en estado de gel. Son las más comunes y ofrecen un aspecto y sensación natural, con diferentes grados de firmeza y textura.

Los diferentes tipos de prótesis cambian según las características de estos dos elementos. Se han usado cubiertas lisas o con diferentes grados de rugosidad, o texturizados.

Por otro lado, la silicona que contiene el interior de la prótesis puede tener una densidad mayor o menor, lo que les confiere un tacto más o menos duro.

Tipos de prótesis mamarias por su forma

Las prótesis mamarias están disponibles en diversas formas para adaptarse a las preferencias y necesidades estéticas de las pacientes.

Las dos formas principales son:

  • Prótesis redondas: Estas prótesis tienen una forma de semiesfera y son uniformes en toda su circunferencia. Pueden proporcionar un aumento de volumen en la parte superior del pecho, dando una apariencia más llena y proyectada.
  • Prótesis Anatómicas o en “forma de gota”: También conocidas como «forma de lágrima», estas prótesis imitan la forma natural del seno, siendo más llenas en la parte inferior y más delgadas en la parte superior. Proporcionan un aspecto más natural y son especialmente populares en reconstrucciones mamarias y procedimientos de aumento mamario en los que se busca una forma más discreta y natural.

Cada médico decide, en función de su experiencia y del estado actual de los conocimientos científicos, qué prótesis le aconseja a cada paciente. En mi experiencia, las prótesis que mejores resultados me dan, son las nanotexturadas (con un texturado muy fino, casi liso, pero sin llegar a serlo) y una densidad de silicona blanda, pero de cohesividad alta. Son también conocidas como prótesis ergonómicas.

Para casos muy concretos, existen otros tipos de prótesis de silicona, como son las de poliuretano, que es una prótesis de silicona con una cubierta de este material plástico, y las de bajo peso, o incluso, la combinación de ambas características. Las de poliuretano se suelen usar para casos de recidiva de encapsulamiento, y las de bajo peso, para mastopexias con muy mala calidad de piel, y en otros casos en que nos interesa añadir el mínimo peso posible que debe sostener el tejido mamario.

Es fundamental que las pacientes consulten con su cirujano plástico para elegir el tipo de prótesis que mejor se adapte a sus necesidades, teniendo en cuenta factores como la forma del cuerpo, la calidad de la piel y los objetivos estéticos que se quiera conseguir.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp