plasma-rico-en-plaquetas-prp

Beneficios del Plasma Rico en Plaquetas

El plasma rico en plaquetas, también conocido como PRP, es una novedosa técnica dentro de la medicina estética, que está alcanzando óptimos resultados entre varios sectores de la población, para el rejuvenecimiento facial. Gran parte de su éxito se debe al origen natural y biológico de lo que se inyecta en la piel, con ausencia de efectos secundarios.

¿En qué consiste el tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas?

Se trata de una técnica que comenzó a aplicarse en especialidades como la odontología y traumatología, debido a su potencial poder de regeneración celular. Posteriormente se amplió su uso a casos de mala cicatrización, intervenciones quirúrgicas, marcas de acné y también en oftalmología.  Puede utilizarse independientemente de la edad o sexo.

El tratamiento con plasma rico en plaquetas consiste en la extracción de una pequeña cantidad de sangre del propio paciente (generalmente del brazo), como cualquier analítica común. Después se somete a un proceso de centrifugado, donde se separará la sangre en varios segmentos, consiguiendo aislar el plasma enriquecido en las plaquetas. Este será el que estimule de forma natural la fabricación de fibras de colágeno y ácido hialurónico en la piel.

Posteriormente, el PRP volverá a ser introducido a través de microinyecciones en la parte más superficial de la dermis, sobre la zona a tratar.

¿Cuáles son las zonas más Demandadas de Tratamiento?

Esto depende de cada caso en particular pero, por lo general, las áreas del cuello, faciales, contorno de ojos, dorso de las manos, escote…etc, suelen ser las más solicitadas.

Existen dos formas de practicar el tratamiento con PRP:

1- Tratamiento Preventivo: en este caso estaríamos hablando de personas jóvenes, que se someten al tratamiento con el objetivo de evitar el envejecimiento prematuro, o también casos particulares en los que se requiere el tratamiento de una cicatriz o marcas de acné.

2- Tratamiento Regenerador: En este caso, se trataría de personas de edad media (por encima de 45 años), que se someten al tratamiento con la finalidad de regenerar y rejuvenecer ciertas partes de la piel.

Principales Beneficios del PRP

La ventaja fundamental es que el tratamiento está basado en muestras de sangre y factores de crecimiento del propio paciente, por tanto no existen efectos secundarios, reacciones alérgicas ni posibilidades de rechazo.

En cuanto a la periodicidad del tratamiento con PRP, la recomendación general, aunque siempre ha de ser valorada por el especialista en medicina estética, es de dos o tres sesiones al año.