Los pezones invertidos o umbilicados es un problema que padecen alrededor del 10% de las mujeres, y puede afectar a su autoestima y su seguridad en sí mismas.

Además, también puede generar problemas durante la lactancia, aunque depende de cada caso particular. ¿Se pueden tratar los pezones invertidos? ¿Hay alguna solución?

Si estás dentro del porcentaje de mujeres que padecen pezones invertidos, respira tranquila porque la cirugía estética puede corregir esta alteración de forma rápida y eficaz.

A través de una sencilla intervención tus pezones lucirán un aspecto natural y sexy haciéndote sentir más femenina y segura.

¿Qué son los pezones invertidos?

Los pezones es una protuberancia que aflora en el centro de la areola, y sirven para alimentar al bebé durante la lactancia. Un pezón normal tiene aproximadamente un centímetro de longitud y también de grosor. Pero el pezón invertido no sobresale por encima de la areola, sino que se retrae hacia dentro.

La inversión del pezón está causada por un acortamiento de los conductos galactóforos y las fibras musculares que unen la glándula mamaria con el pezón, impidiendo que éste sobresalga.

Los pezones invertidos son una patología congénita que afecta tanto a hombres como a mujeres, y que puede estar presente tanto en un pezón como en ambos. Se puede manifestar desde la infancia o incluso aparecer en la pubertad.

Según el nivel de inmersión, los pezones invertidos se clasifican en tres grados; el III es el más grave. En este último caso, ni siquiera es posible extraer el pezón manualmente.

Los pezones invertidos en un grado III, dejando a un lado la impresión estética que causen, pueden acarrear enfermedades derivadas de la difícil higiene, como eccemas o infecciones. También pueden suponer una dificultad para el éxito de la lactancia materna.

Por fortuna, los grados de pezones invertidos más frecuentes, en torno al 90%, se encuentran entre el I y el II.

¿Cómo corregir los pezones invertidos?

Muchas mujeres no se sienten a gusto con la forma de sus pezones y por ello recurren a los profesionales de la medicina estética para resolver su problema.

La cirugía es la mejor solución para poner fin a los pezones invertidos, y siempre hay que ponerse en manos de médicos cualificados.

La intervención para corregir los pezones invertidos es bastante sencilla.  No conlleva más de 30-40 minutos de duración, y se realiza con anestesia local. La cicatriz es mínima, apenas perceptible, y el postoperatorio suele ser muy rápido.

Según el grado de retracción será necesaria una intervención mayor o menor. En caso de estar en un estadio I-II quizá sea posible la solución respetando los conductos  galactóforos. En caso de apostar por técnicas conservadoras se corre el riesgo de que la patología reaparezca.

Sin embargo, si el pezón invertido se encuentra en grado III será preciso cortar dichos conductos, lo que impediría la lactancia en un futuro.

A la hora de someterte a una cirugía para corregir los pezones invertidos consulta siempre con el cirujano que vaya a atenderte y déjate guiar por su consejo profesional.

En Clínica Dr. Arán nuestra prioridad es tu bienestar, por ello siempre te ofreceremos la mejor solución adaptada a tu caso.

Si necesitas ganar seguridad y liberarte de tus complejos ponte en nuestras manos. Contacta con Clínica Dr. Arán y estudiaremos tu caso para que vuelvas a sentirte bonita por dentro y por fuera.

¿Quieres saber qué cuesta este tratamiento?

LLámanos y pide una cita

93 363 34 78

Te informaremos sin compromiso y podrás despejar todas tus dudas