peeling-quimico

 

Peeling químico

El peeling químico consiste en la aplicación de diversas sustancias químicas sobre la piel para provocar la descamación de varias capas cutáneas y, por tanto, conseguir una renovación cutánea global.

Está indicado en el tratamiento de arrugas finas de la cara, problemas de manchas o hiperpigmentación facial, manchas oscuras seniles, acné y distintas alteraciones de la piel producidas por el sol y la edad.

Hay diversos tipos de peeling, según los productos que se utilizan, la concentración de los mismos y la profundidad a la que actúa.

Después de un estudio personalizado se le indicará cual es el tratamiento más adecuado para su problema y los resultados que pueden esperarse.

Se obtiene mayor resultado cuanto más profundo sea el peeling, aunque no puede practicarse en todos los tipos de piel.

El peeling es un complemento a otros tratamientos faciales como la mesoterapia, mesoterapia facial, mesoterapia corporal, implantes de relleno, lifting, etcétera. Los procedimientos de peeling químico de la piel no son una alternativa al estiramiento cutáneo cuando este está indicado.

 

Tipos de peeling

 

Peeling superficial

Combina un programa de preparación a base de cremas en casa, con un peeling superficial en consulta y un mantenimiento en su domicilio. El tratamiento se repite en unas 5-6 sesiones hasta conseguir el resultado adecuado. No es doloroso, la mejoría se observa a los 3-4 días y no precisa interrumpir sus actividades normales. Está indicado en manchas de la piel, arrugas finas, piel apergaminada, patas de gallo y secuelas de acné ligeras. Puede practicarse en todos los tipos de piel.

Peeling medio

Se realiza mediante un programa de preparación en su domicilio, una sesión en la consulta y un programa de cuidados en casa. Se utilizan sustancias químicas a baja concentración. Está indicado en todo tipo de pacientes, produciendo una mejoría importante en las arrugas finas, manchas, flacidez y secuelas de acné. No requiere ninguna anestesia.

Peeling profundo

Se hace a base de un programa de preparación en casa junto con una sesión en consulta con sustancias químicas y un seguimiento en su domicilio de unos 10-15 días. Se practica con anestesia local y sedación en el quirófano. Puede reanudar las actividades normales al cabo de unas 3-4 semanas, utilizando maquillaje. Produce una desaparición de las lesiones queratósicas solares y seniles superficiales (manchas oscuras), así como un rejuvenecimiento muy importante. No puede practicarse en pieles oscuras y requiere una protección solar durante 1 año.

La frecuencia de las sesiones suele ser semanal, aunque en casos como el acné, cicatrices muy superficiales y pieles muy sensibles puede hacerse cada 15 días. También existen periodos de descanso de una semana tras la realización de 3-4 sesiones.

En Clínica Dr. Arán llevamos a cabo tratamientos de peeling en Barcelona con garantía de éxito.

Si desea informarse sobre otros tratamientos de medicina estética que realizamos en nuestro centro estético de Barcelona, no tiene más que acercarse y preguntar a nuestros expertos, le atenderán amablemente.