me-quiero-quitar-las-protesis

Me quiero retirar las prótesis mamarias

Algunas mujeres optan por retirar las prótesis mamarias. ¿En qué consiste la intervención? ¿Cuáles son los riesgos o complicaciones? ¿El resultado estético es satisfactorio?

La intervención para retirar las prótesis mamarias sin recambio recibe el nombre de explantación. Se trata de una intervención sencilla y sin complicación en la gran mayoría de los casos.

Pero el resultado al retirar las prótesis puede ser poco estético a menos que se tomen las medidas para evitarlo.

¿Por qué retirar las prótesis mamarias?

Las razones que llevan a algunas pacientes a desear la retirada de los implantes tras haberse sometido previamente a una operación de aumento de mamas pueden ser varias:

  • Insatisfacción con el resultado estético: la asimetría en las mamas, el descontento con el tamaño o el efecto rippling son algunas de las razones por las que algunas mujeres no quedan contentas tras una mamoplastia de aumento. En algunos casos, la retirada de los implantes mamarios no es la única solución, aunque algunas pacientes escogen esta vía.
  • Complicaciones tras la intervención: extrusión del implante, infección o contractura capsular severa son algunas de las complicaciones que pueden llevar a someterse a una explantación, aunque suele haber otras alternativas compatibles con conservar las prótesis, y a menudo se puede solucionar con una cirugía mamaria secundaria.
  • Cambios en los gustos de la paciente: la imagen que tenemos de nosotros mismos y nuestros gustos estéticos pueden cambiar con el tiempo, y esto le ocurre a un pequeño porcentaje de mujeres que, tras años llevando implantes, terminan por retirárselos.
  • Rechazo psicológico: En ocasiones, un cierto rechazo es normal dentro del período de adaptación necesario para que la paciente se acostumbre al cambio que experimenta su aspecto físico. Pero en un número reducido de casos, la mujer siente un rechazo a su imagen con las prótesis, porque sus perspectivas no eran realistas, porque perciben los implantes como un cuerpo extraño en el organismo o por otras razones psicológicas.

Pese a ello, en la gran mayoría de casos, las mujeres quedan satisfechas con el resultado si escogen una buena clínica y reciben el asesoramiento adecuado antes de someterse a una intervención de aumento de pecho.

Cirugía de explantación para retirar los implantes y sus problemas asociados

La intervención en sí es sencilla y con un riesgo realmente bajo para la salud. Los implantes se retiran y la cápsula que envuelve la prótesis puede sustituirse, aunque a veces no es necesario, dependiendo del grosor y las características del tejido mamario.

Pero la explantación tiene algunos problemas estéticos asociados, como la atrofia de la mama o el descolgamiento de la piel. Las prótesis mamarias provocan una expansión del pecho. Al retirarlas, las mamas pueden quedar vacías por la parte superior y con un aspecto de descolgamiento en la parte inferior. El efecto es similar al que se produce durante la lactancia.

Estos problemas dependen de factores como la fisiología de la mujer, el tamaño de las prótesis, el tiempo que la paciente ha llevado los implantes, etc. En algunos casos no es necesario hacer nada  desde un punto de vista estético. En otras, para recobrar un aspecto satisfactorio para la mujer se pueden emplear dos técnicas quirúrgicas diferentes:

  1. Mastopexia: se extirpa una parte del tejido sobrante para conseguir una mayor elevación del pecho. De este modo se evita el descolgamiento de la mama.
  2. Lipotransferencia: consiste en la extracción de grasa de otras zonas del cuerpo de la paciente para transportarlas a las mamas. De este modo se consigue dar volumen a los pechos con un resultado natural y estético. Además, permite la reducción de volumen gracias a la extracción de depósitos de grasa en lugares donde producen un efecto poco estético.

Ambos tratamientos son buenas alternativas para evitar los efectos indeseados al retirar las prótesis mamarias.

Si estás pensando en someterte a una explantación, ponte en manos profesionales.

En la Clínica del Doctor Arán estudiamos detenidamente tu caso para ofrecerte la mejor solución estética. Consúltanos sin compromiso.

¿Quieres saber qué cuesta este tratamiento?

Pide una cita, es gratuita

Podrás despejar todas tus dudas sin coste para ti.