Labioplastia de reducción

La labioplastia de reducción, también conocida como reducción de los labios menores, se ha convertido en uno de los procedimientos quirúrgicos más demandados en el ámbito de la cirugía  íntima femenina en los últimos años. El estilo de vida de la mujer actual y las nuevas tendencias estéticas son dos motivos claros en esta demanda.

Toda mujer debería poder sentirse cómoda y segura con el aspecto físico de su zona íntima. En caso contrario, pueden llegar a aparecer ya no solo molestias físicas sino, además, problemas relacionados con la autoestima y la confianza en ella misma.

Si no estás satisfecha con la estética de tu zona íntima, recurrir a la cirugía estética te ayudará a través de la labioplastia de reducción. Descubre qué es, cómo se realiza y qué resultados puedes esperar.

Labioplastia de reducción: qué es y cómo se realiza

La labioplastia de reducción es una intervención quirúrgica destinada a corregir los problemas de forma, longitud y volumen de los labios menores que rodean la vulva.

La hipertrofia o cambio de estética de los labios menores puede haber sido originada por múltiples factores como los genéticos, hormonales, determinadas enfermedades, el envejecimiento, los partos o incluso por inflamaciones crónicas derivadas de prácticas deportivas como el ciclismo o la equitación.

Esta asimetría y/o exceso de longitud y volumen en los labios menores puede acarrear determinados problemas. A nivel físico puede causar irritación, dificultar las relaciones sexuales, suponer un obstáculo para el desarrollo de ciertos deportes, impedir la vestimenta de algunas prendas e incluso dificultar la higiene de la zona. A nivel psicológico, las consecuencias pueden derivar en complejos e inseguridades.

La labioplastia de reducción está dirigida a mujeres de todas las edades. No obstante, en casos de mujeres jóvenes que desean ser madres se recomienda esperar a que finalice la etapa de partos, ya que éstos pueden ocasionar cambios en los labios menores.

Se trata de una intervención rápida (unos 40-45 minutos) que se realiza en quirófano con anestesia local y puede requerir sedación. La técnica aplicada es relativamente sencilla. Consiste en extraer el exceso de tejido tras aplicar la anestesia para después cerrar la incisión que será casi imperceptible tras unas semanas.

La labioplastia de reducción es muy discreta. No es necesario el ingreso hospitalario, sus resultados son permanentes y podrás retomar tu actividad laboral con ciertas restricciones entre 4 y 6 días después de la intervención.

Las molestias que puedes esperar del postoperatorio son inflamación y pequeños moretones, para lo cual el médico especialista te recomendará los medicamentos oportunos. Se aconseja esperar 3 semanas para hacer ejercicio físico, y no retomar las relaciones sexuales hasta pasadas entre 4 y 6 semanas.

¿Qué resultados esperar de una labioplastia de reducción?

Con la labioplastia de reducción tus labios menores recuperarán su forma original y proporcionada, logrando que te sientas a gusto y segura con tu cuerpo.  Las relaciones sexuales mejorarán, ya que el obstáculo que suponía la hipertrofia de los labios menores queda eliminado.

Por otro lado, no debe preocuparte la pérdida de la sensibilidad en la zona, puesto que el clítoris, el órgano encargado del placer sexual, queda intacto. Por norma general, la intervención no conlleva ninguna pérdida de sensación.

En definitiva, la labioplastia de reducción permite que el aspecto de la vulva se remodele ofreciendo una estética mejorada, tersa y rejuvenecida.

No tienes que convivir con una zona íntima que te incomoda. Ponte en contacto con la clínica del Dr. Arán, especialistas en cirugía íntima, y estudiaremos tu caso para darte la mejor solución.