dietas-de-adelgazamiento

Dietas de adelgazamiento

Estar a gusto con nuestro propio cuerpo es un factor de gran importancia para disfrutar de una buena calidad de vida.

Pero posiblemente esté preocupado por las dificultades que supone que le va a acarrear ponerse a dieta. O, aún más importante, quizá tema que, una vez en su peso correcto, vuelva a recuperarlo como tan frecuentemente suele suceder.

No se inquiete. Puede resultar mucho más sencillo de lo que supone.

¿Qué es la obesidad?

La obesidad, bajo un punto de vista médico- estético, consiste en un acúmulo excesivo de grasa en una o varias partes del cuerpo. Estos acúmulos grasos alteran la natural armonía del cuerpo, afectando la silueta.

Si son muy voluminosos pueden llegar a producir aumentos importantes del peso corporal y alteraciones de la salud.

¿En qué consiste la “tendencia a la obesidad”?

Este término se refiere a la tendencia que presentan algunas personas a desarrollar obesidad, que suele estar condicionada tanto por factores hereditarios como por incorrecciones en la alimentación.

Esta “tendencia a la obesidad” suele persistir durante toda la vida. No tener en cuenta esta causa es a veces la principal causa de que muchas personas recuperen el peso que han perdido al finalizar su tratamiento.

¿Se puede curar la obesidad?

La obesidad es tratable pero no “curable”, al menos en el sentido en que lo entienden un importante número de personas. Esto quiere decir que una persona que presente obesidad, puede eliminar la grasa sobrante generalmente con muy poca dificultad. Pero si, una vez delgada, continua cometiendo los mismos errores dietéticos de antes, es seguro que su obesidad se reproducirá.

Si, por el contrario, siguen los consejos de su médico, podrá mantenerse toda la vida en su peso correcto sin mayores problemas.

¿Es perjudicial para la salud?

La obesidad localizada sin aumento significativo de peso tiene tan sólo repercusiones de índole estético, aunque, en ocasiones, estas sean muy importantes. Sin embargo, la obesidad generalizada que se acompaña de un importante incremento del peso corporal tiene, además, consecuencias muy perjudiciales para la salud.

Confíe en su médico

Para conseguir llegar a su peso y mantenerlo indefinidamente existe un requisito fundamental: la confianza plena en su médico. Póngase en sus manos y siga al pie de la letra sus indicaciones. Y si en alguna ocasión transgrede la dieta no se preocupe, pero dígaselo. Su función no es juzgarla sino ayudarla, y para ello precisa de su total confianza.

El peso ideal

Usted se preguntará, sin duda, cuál debería ser su peso correcto. Este punto, de gran importancia hay que determinarlo en función de muchos factores: el sexo, la edad, la estatura, la complexión física y, por supuesto, el gusto particular de cada paciente.

Objetivos de la dieta

Existen otros objetivos tan o más importantes que normalizar el peso, como son:

  • Recuperar la armonía corporal mediante una reducción selectiva de las zonas con mayor sobrecarga adiposa.
  • Evitar la aparición de arrugas o flacidez.
  • Llegar al final del tratamiento en perfecta forma física.
  • Evitar en lo posible la pérdida de masa muscular.
  • Mejorar la salud del paciente.
  • Mantener durante toda la vida el peso conseguido.

 

La epidemia de obesidad en España

El sobrepeso y la obesidad constituyen uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las sociedades más desarrolladas. En España un 35 % de los adultos supera su peso idóneo y el 14.5 % de la población padece obesidad.

La obesidad se define como la acumulación de reservas energéticas del organismo en forma de grasa a consecuencia de las interacciones entre factores genéticos que predisponen a la enfermedad y factores ambientales.

Para estimarla generalmente usamos el índice de masa corporal (IMC). El intervalo IMC asociado al mínimo riesgo de salud se sitúa entre 18.5 y 24.9.

Se considera que hay sobrepeso cuando la persona tiene un IMC a partir de 25, y que hay obesidad cuando el IMC es superior a 30. Estos 2 límites son independientes de la edad y el sexo que tenga el paciente.

 

Las dietas hiperproteicas o proteinadas

Actualmente, las dietas con muy bajas calorías (mínimo 400 kcal/día para mujeres y 500 kcal para hombres) son seguras bajo una supervisión médica adecuada.

Deben aportar las cantidades de proteínas necesarias de 1,2 gramos/kilo de peso ideal/día en el caso de las mujeres y 1,5 gramos/kilo de peso ideal/día en el caso de los hombres y aportar todos los aminoácidos esenciales así como las vitaminas y minerales necesarios para evitar cualquier tipo de déficit.

 

Ventajas de la dieta proteinada

Pérdida rápida de peso:
Hay una pérdida ponderal importante, de 3 hasta 4,5 kilos la primera semana del tratamiento. Esta pérdida tan rápida favorece la motivación de los pacientes, que se ven capaces de acabar el tratamiento sin dificultad.

Protección de la masa muscular:
Al consumir la suficiente cantidad de proteínas de alto valor biológico y disminuir cualquier fuente de hidratos de carbono, obligamos al organismo a utilizar como fuente de energía la grasa almacenada, sin que la masa muscular se vea perjudicada. La energía se obtiene a partir de los ácidos grasos y los cuerpos cetónicos.

Ausencia total de hambre:
A diferencia de otras dietas hipocalóricas, el hambre desaparece a partir de las 48-72 horas gracias a la acción de los cuerpos cetónicos a nivel de los centros que controlan la sensación de hambre.

Bienestar general:
El efecto psicoestimulante de los cuerpos cetónicos y la ausencia de fatiga, gracias al aporte de proteínas de alto valor biológico y micronutrientes aportan dinamismo durante todo el seguimiento de la dieta.

Corrección de las complicaciones secundarias a la obesidad:
Numerosos estudios han demostrado mejora en los niveles de glucosa e insulina en diabéticos, reducción de lípidos en plasma, mejoras en la hipertensión arterial, en la artrosis de las articulaciones que soportan el peso, en la apnea del sueño, etcétera.

Facilidad de empleo:
La variada gama Calyform incluye diferentes sabores y formas de preparación, adaptadas a todos los gustos y hábitos diarios (flanes, bebidas, natillas, sopas y purés, cremas dulces, pasteles, crêpes, tortillas y barritas).

Seguridad:
Su eficacia e inocuidad se reflejan en múltiples publicaciones avaladas por profesionales, siempre que haya supervisión médica, y que las proteínas sean de alto valor biológico.

Coste moderado:
Cada comida tiene un coste similar a cualquier comida habitual.

Contraindicaciones de la dieta hiperproteica

  • Fisiológicas: infancia, lactancia y vejez.
  • Personas con normopeso.
  • Alteraciones psiquiátricas: Trastornos de comportamiento alimentario, psicosis, adicción a drogas o alcohol.
  • Situaciones en las que la restricción calórica puede agravar o precipitar una enfermedad: porfirias, neoplasias, enfermedad hepática o renal, diabetes insulino-dependiente.
  • Trastornos hidroelectrolíticos e hipotensión ortostática.
  • Enfermedades con pérdidas proteicas: Cushing, Lupus, proteinuria, neoplasias, mal absorción, etc.
  • Enfermedades cardiovasculares agudas, arritmias cardíacas.
  • Cirugía mayor o trauma en los últimos 3 meses.

Efectos indeseables de la dieta hiperproteica

Los siguientes síntomas pueden presentarse, si bien si se sigue un correcto control médico, pueden ser corregidos: sequedad de boca, halitosis, diarrea, estreñimiento, cefalea, náuseas, vómitos, mareos, debilidad muscular, hambre, alteraciones visuales, caída del cabello, alteraciones del ciclo menstrual.

Preguntas más frecuentes

¿Qué diferencia las proteínas de la dieta proteinada de las que encontramos en alimentos como la carne o el pescado?

Los alimentos convencionales están compuestos no sólo de proteínas, también de azúcares y grasas. Estos últimos perjudican la efectividad de la dieta.

¿Qué pasa cuando acabo la fase 1 de inicio?

Después de la fase 1 de inicio, siguiendo los consejos del médico, tendrá que ir reintroduciendo los hidratos de carbono, como los que se encuentran en el yogur, el pan, la pasta, el arroz, etc. Esta reintroducción se realiza de forma progresiva, hasta que pueda comer de todo, con la ventaja de no recuperar el peso perdido hasta el momento.

¿Comeré solamente preparaciones dietéticas?

No, desde el principio se combinan las preparaciones dietéticas con verduras con bajo contenido en azúcares como lechuga, champiñones, espárragos, etcétera.

¿Si adelgazo demasiado rápido lo recuperaré igual de rápido?

La pérdida de peso es a expensas únicamente de la grasa acumulada en nuestro cuerpo, manteniendo al mismo tiempo la masa muscular. De esta manera evitamos el efecto rebote.

¿Tendré hambre en el curso de la dieta proteinada?

A partir del segundo o tercer día hay desaparición total del hambre mediante la acción de los cuerpos cetónicos a nivel de los centros que controlan la sensación de hambre.

¿Puedo practicar deporte en el curso de una dieta proteinada?

Sí, incluso en el transcurso de la fase más estricta. Aún así no se aconseja la práctica de ejercicios de muy alta intensidad. Es preferible realizar otros ejercicios más suaves como la natación, la marcha, bicicleta, gimnasia ligera, etc.

¿El programa es igual para todo el mundo?

Todos los programas están totalmente personalizados y adaptados a las necesidades energéticas y estilo de vida de cada paciente. Nadie tiene las mismas necesidades, por lo tanto nadie tiene el mismo programa.

Si quiere perder peso confíe en dietas proteinadas para adelgazar. Con esta dieta, cuya base son las proteínas, conseguirá resultados espectaculares en poco tiempo. Si quiere obtener más información sobre esta dieta, venga a nuestra clínica y le informaremos de todo. Somos su centro estético en Barcelona de confianza.