Reduccion-de-pecho

 

Reducción de Mamas

 

Las mujeres que poseen unas mamas grandes y pesadas (hipertrofia mamaria) pueden experimentar una serie de problemas derivados del peso y tamaño de las mamas, como dolor de espalda, cuello y hombros, e irritación cutánea.

reduccion-mamas-02La intervención de reducción de mamas o mamoplastia de reducción se realiza habitualmente para mejorar estos síntomas más que para mejorar el aspecto de las mamas, aunque esto último también es importante.

De hecho, el aspecto estético puede condicionar el comportamiento social de la mujer, que se siente acomplejada, y en ocasiones, puede provocarle alteraciones psicológicas.

 

 

La intervención

Existen varias técnicas quirúrgicas utilizadas para reducir y dar forma a las mamas. Dependiendo del grado de caída del pecho y de la calidad de los tejidos, se pueden usar unas u otras.

Este tipo de operaciones de cirugía estética se realiza bajo anestesia general.

La reducción de mamas deja cicatrices permanentes y visibles en las mamas, que al cabo de unos meses de la operación, van disimulándose. El objetivo del cirujano plástico es situarlas en las líneas naturales del pecho para que sean lo menos apreciables posible.

Las cicatrices se sitúan alrededor de la areola, en la vertical del polo inferior de la mama y, en ocasiones, también otra siguiendo el surco submamario.

 

reduccion-mamas-03

reduccion-mamas-04

Postoperatorio

reduccion-mamasAl día siguiente de la operación la paciente se puede ir a casa, tras sacar los drenajes y sustituir el vendaje de quirófano por un sujetador tipo deportivo. Este sujetador debe ser utilizado día y noche durante todo el mes siguiente a la intervención.

La primera semana se debe realizar reposo relativo, sin esfuerzos de ninguna clase, sobre todo con los brazos.

A los 5 días del alta, la paciente vuelve a la consulta para revisión y posteriormente una vez por semana durante el primer mes.

En general, la paciente podrá realizar una vida normal a los 4 – 5 días de la intervención (trabajo sin esfuerzo físico) pero la realización de ejercicio físico no lo podrá realizar hasta el mes de la intervención.

 

 

Posibles complicaciones

Los riesgos comunes de cualquier intervención de cirugía estética son: riesgos anestésicos, hemorragias e infección, entre otros.

En el caso de la mamoplastia de reducción, aunque el índice de complicaciones es bajo, los principales riesgos son:

  • Cicatriz anormal (hipertrófica o queloide). Es una cicatriz más gruesa de lo normal y que tarda más tiempo en quedar disimulada. En personas de raza negra o pieles oscuras se pueden formar cicatrices hiperpigmentadas. Estas alteraciones pueden necesitar tratamientos correctivos o cirugía secundaria.
  • Disminución temporal o permanente en la sensibilidad del pezón y de la piel de los pechos.
  • Pequeñas asimetrías entre las dos mamas, diferencias de tamaño, de forma y situación de pechos y pezones.
  • Las necrosis cutáneas, que pueden afectar especialmente a la areola pero también a las zonas de las incisiones quirúrgicas. Internamente, también pueden producirse necrosis grasas y se traducen en zonas que se palpan endurecidas. La necrosis es la muerte de una zona de tejido, en este caso, debido a falta de riego sanguíneo.

En la Clínica Dr Arán de Barcelona realizamos este tipo de intervención de reducción de mamas o mamoplastia, una operación cada día más demandada por las mujeres.