liposuccion

 

Liposucción

 

La liposucción es una técnica quirúrgica que se utiliza para eliminar los depósitos de grasa inestéticos de determinadas áreas del cuerpo, incluyendo cara y cuello, brazos, tronco, abdomen, nalgas, caderas, muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos.

También se utilizan otros términos como lipoescultura o lipomodeling para describir a esta técnica quirúrgica pero todos ellos responden más a técnicas de marketing que a la descripción de un método de tratamiento diferente. La técnica que se usó inicialmente en la liposucción consistía en un método aspirativo y mecánico y en la actualidad todavía se sigue usando.

La lipoescultura es una de las técnicas más demandadas en Barcelona para eliminar el exceso de grasa en el cuerpo. Consulte el precio del tratamiento de lipoescultura en nuestro centro de estética en Barcelona.

Métodos alternativos a la liposucción aspirativa mecánica clásica

Posteriormente a la aparición de la liposucción clásica han surgido sistemas diferentes como la liposucción ultrasónica, que destruye la grasa por vibraciones y calor, pero puede provocar riesgos añadidos a largo plazo. Últimamente también ha aparecido una técnica llamada láserlipolisis que también actúa como una fuente de calor que derrite la grasa, sin embargo, aún no se ha demostrado su inocuidad.

Otros métodos de reciente aparición pretenden eliminar la grasa subcutánea “sin cirugía”. Mediante técnicas de marketing que dejan de lado la ética médica, y faltando a la verdad, son presentados como la alternativa a la liposucción, pero lo cierto es que sólo están indicados en pequeños acúmulos localizados e incluso en algunos de estos métodos requieren múltiples sesiones. Uno de estos métodos de lipólisis “sin cirugía” es la llamada hidrolipoclasia, sola o combinada con cavitación ultrasónica (ultracavitación).

La hidrolipoclasia está basada en la inyección sobre el tejido graso de una solución hipotónica o hipoosmótica, que hace que las células grasas se hinchen de agua pudiendo llegar a explotar bajo los efectos de los ultrasonidos (cavitación), ya que los ultrasonidos provocan una vibración y la formación de burbujas, que a su vez explotan y, por el método de sobrepresión, hacen explotar a las células grasas.

El contenido graso de las células, supuestamente debería eliminarlo el organismo. De esta manera, se aconseja al paciente que beba líquido en abundancia para hacerle el drenaje linfático, pero lo cierto es que suben los niveles en sangre de sustancias grasas y no están suficientemente estudiados los efectos que puede producir esta elevación, ni si la hipoosmolaridad puede afectar a otros tejidos fuera del adiposo. En algunas técnicas se ha acompañado a la hidrolipoclasia de una aspiración posterior, por lo que la ventaja de la supuesta menor agresividad queda desaparecida (al final acaban metiendo la cánula como en la liposucción tradicional).

Otro sistema, que se presenta como otra alternativa a la liposucción para pequeños acúmulos, y de momento sólo probado en el abdomen, es la tecnología HIFU (Ultrasonidos focalizados de alta intensidad), en la que los ultrasonidos consiguen una necrosis de la capa de grasa en donde inciden, sin necesidad de inyectar soluciones, ni anestesia, sin elevación de niveles sanguíneos de grasa, y en una sola sesión.

Indicaciones de la liposucción

La liposucción no es un sustituto de las dietas para adelgazar cuando lo que se desea es una reducción de peso sino un método para eliminar depósitos localizados de tejido graso que no responden a la dieta o al ejercicio. Un ejemplo de depósitos localizados serían las típicas “cartucheras”, ubicadas en la parte externa de la cadera de la mujer.

La liposucción puede realizarse como un procedimiento primario para mejorar el contorno corporal o, en combinación con otras técnicas quirúrgicas, como lifting facial, abdominoplastia, o lifting de muslos para tensar la piel relajada y estructuras de soporte. Así mismo, se puede utilizar parte de la grasa extraída para corregir zonas deprimidas mediante implantes de grasa. Una de las zonas donde es más frecuente el uso de implantes de grasa para aportar volumen es en la depresión que se forma en las zonas laterales de los glúteos.

El mejor candidato para una liposucción es el individuo de peso relativamente normal que tiene un exceso de grasa en áreas determinadas del cuerpo.

Una piel firme y elástica lleva a un mejor contorno final después de la liposucción. La piel colgante no se readapta por sí misma al nuevo contorno y puede requerir técnicas quirúrgicas adicionales para eliminar y tensar el exceso de piel. Las irregularidades del contorno corporal debidas a estructuras diferentes de la grasa no pueden ser mejoradas con liposucción (es frecuente, en pacientes con escoliosis o desviación de la columna, que se presenten asimetrías entre ambos lados). La liposucción por sí misma no mejora las áreas de piel irregular conocida como “celulitis”.

La intervención

La liposucción se practica realizando unos pequeños cortes en la piel, de unos 5 mm, a través de los cuales se introducen unas cánulas con las que se aspira la grasa. La efectividad de esta técnica se debe a que el volumen extraído no vuelve a aparecer (siempre que se mantenga el peso), ya que se eliminan células grasas. Con otras técnicas no quirúrgicas sólo se vacía el contenido de la célula grasa que, con el paso del tiempo, se vuelve a recuperar.

La intervención puede realizarse con anestesia local y sedación, epidural o anestesia general, dependiendo del volumen de grasa a extraer.

Postoperatorio

Se deberá llevar una faja de compresión elástica durante un mes. La presión hace que el paciente se encuentre más cómodo y, además, facilita que la piel se readapte al nuevo volumen.

La aparición, durante los primeros días, de morados, hinchazón, picor, molestias y pérdida de sensibilidad en las zonas intervenidas.

No es aconsejable tomar el sol en la zona de la liposucción, al menos durante 1 mes y durante las semanas siguientes se deben utilizar filtros solares para prevenir posibles pigmentaciones de la piel.

¿Cuánto se tarda en obtener los resultados definitivos?

El tiempo de recuperación varía según las personas, sin embargo por término medio, la inflamación ha desaparecido en un 50 % tras el primer mes, y el resto va desapareciendo en los 2 meses siguientes. No obstante, pequeños restos de inflamación pueden perdurar hasta los 6 meses.

Posibles complicaciones

Los riesgos comunes a cualquier intervención son: riesgos anestésicos, hemorragias e infección.

En cuanto a la liposucción, aunque el índice de complicaciones es bajo, los principales riesgos son:

  • Cicatriz anormal (hipertrófica o queloide). Es una cicatriz más gruesa de lo normal, y que tarda más tiempo en quedar disimulada. En personas de raza negra o pieles oscuras se pueden formar cicatrices hiperpigmentadas. Estas alteraciones pueden necesitar tratamientos correctivos o cirugía secundaria.
  • Pequeñas asimetrías entre los dos lados del cuerpo.
  • Irregularidades del contorno y depresiones de la piel.
  • En grandes extracciones de grasa pueden ocurrir trombosis venosas en las piernas y complicaciones pulmonares por embolismo.

La liposucción es en Barcelona uno de los tratamientos más demandados para modelar el cuerpo y eliminar la grasa acumulada en él. En nuestra clínica ponemos a disposición de nuestros clientes los siguientes tratamientos:

  • Mesoterapia.
  • Mesoterapia facial.
  • Mesoterapia corporal.
  • Liposucción.
  • Lipoescultura sin cirugía.
  • Abdominoplastia
  • Tratamientos con ácido hialurónico.

Puedes consultar las condiciones de los tratamientos de lipoescultura y sus precios viniendo a nuestra clínica de estética en Barcelona. La mesoterapia en Barcelona es también otro de los tratamientos estéticos más demandados por el sector femenino debido a sus excelentes resultados. Si deseas obtener más información sobre la mesoterapia y su precio, no dudes en contactar con nosotros.

En Clínica Dr. Arán de Barcelona, encontrará su centro de estética de confianza.